Turismo - Irán

 

 

 

 

 

 

 

 

IRÁN

INTRODUCCIÓN

El nombre oficial: República Islámica de Irán

Bandera:

 

Lema nacional: Independencia, libertad, República Islámica

Capital: Teherán

Idioma oficial: persa o farsi

Gobierno: República Islámica

El líder de la Revolución: el HazratAyatollahJamenei

 

El presidente: el Sr. Hasan Rohani

  

Religión: Islam

Población: 75.149.669

Unidad monetaria: el rial de Irán

Calendario: solar

Prefijo: 0098

La República Islámica de Irán, históricamente conocida como Antigua Persia, disfruta de una amplia y variada oferta turística que le han posicionado entre los primeros cinco países del mundo en lo que se refiere a los restos arqueológicos y los lugares turísticos más valiosos. Centenares de mezquitas, mausoleos y palacios representativos de diferentes fases de su pasado milenario constituyen tan sólo una parte de su oferta cultural imprescindible para entender la historia de la humanidad. Además de cultivar el turismo histórico y cultural, lrán es un destino ideal para disfrutar de diversas actividades como el senderismo, el esquí o el parapente, ya que cuenta con una variante naturaleza poco conocida a nivel mundial.

Hace falta viajar a Irán para ir más allá de las informaciones escasas, repetidas y de vez en cuando tendenciosas de los medios de comunicación occidentales sobre el país. Poco o nada se sabe de la cultura, la forma de vida, la religión, la música o la comida de los iraníes. Las campañas mediáticas se concentran en producir una imagen de Irán que favorece a los intereses de sus dueños y poca gente va a ampliar sus conocimientos para construir una imagen propia sobre el Irán verdadero. Los estudios realizados al respecto muestran que los veinte canales televisivos más conocidos en el Occidente, relacionan directa e indirectamente el nombre y la imagen de Irán con el terrorismo. Hablando sobre Irán, muchas veces, se resalta un tema trivial como es la necesidad del uso del velo islámico para las mujeres mientras incluso puede ayudar a las turistas a sumergirse mejor en el ambiente y acercarse a la gente nativa del país. La hospitalidad singular de los persas con los extranjeros y su especial simpatía con los hispanohablantes, abre de par en par las puertas del mundo iraní hacia los turistas. El cariño de los iraníes proviene de su riqueza cultural que prefiere al ajeno sobre uno mismo. Consideran al turista como un invitado quien en su cultura equivale a Habib-e Khoda (amigo de Dios) que consigo trae riqueza y bendición a casa.

El viaje a Irán tampoco se trata de una aventura con un final desconocido. Irán es el país más seguro en la región del Oriente Medio, lo que es entendible teniendo en cuenta la política de sus autoridades basada en no dar inicio a ninguna guerra. De hecho, finalizada la época de la Defensa Sagrada (1980-1988) que había empezado con el ataque de Irak contra Irán, no ha vuelto a ocurrir ningún conflicto en el país.

La imagen que se tiene de Irán como un desierto en el cual la gente todavía se traslada en camellos tampoco tiene nada que ver con su realidad. Es verdad que en su superficie abarca unos de los desiertos más secos del mundo, pero su clima en general es variante según la zona y a lo largo de todo el año el país tiene las cuatro estaciones según las provincias en que nos encontremos. La mejor época para visitar el país es entre abril-junio y septiembre-noviembre; es decir, otoño o primavera, evitando las temperaturas extremas.

Su capital, Teherán, se destaca por su belleza, su organización y su abundante oferta cultural y natural. La catedral armenia de Sarkis, el bazar central y la mezquita del Imán Joeini (P), junto con decenas de museos tales como, el Museo Nacional en el cual exponen las piezas que datan del V milenio a. C., Saad Abad (antigua residencia del sha), el Vidrio y la Cerámica y Reza Abbasi el cual presentan una importante colección de cerámicas, pinturas y joyerías pertenecientes a la época islámica.

Mashad, la segunda ciudad iraní en lo referente a la superficie, atrae a millones de turistas nacionales e internacionales curiosos especialmente por conocer y peregrinar el mausoleo de Imam Reza (P) el octavo santo chíí. El turista que viaje a Mashhad tampoco puede ignorar otras ofertas culturales de la ciudad Mashhad, pues es también un centro literario relevante, cuna de Ferdowsi (935-1020) poeta emblemático en la historia de Irán cuyo libro de versos Shahnameh recopila la mitología persa.  

Shiraz, una de las principales poblaciones del mundo islámico durante la Edad Media y la antigua capital de Irán es la ciudad que inspira armonía, eternidad y paz con decenas de jardines y mausoleos de poetas místicos cuyos versos sigue emanando sabiduría en la actualidad. El Museo Pars, que exhibe reliquias de la época Zand; la tumba y jardín del poeta Hafez (1325-1389); el jardín de Eram en el cual se encuentra un palacio decimonónico y el mausoleo del sha Cheragh, al que acuden cientos de chiíes en peregrinación, son varios destinos turísticos de la ciudad. Pero sin duda alguna Persépolis es el monumento más importante que puede visitar el turista durante su estancia en Shiraz. Fue construida en el 512 a.C. para servir como complejo palaciego y, actualmente, se pueden visitar las ruinas que de ella quedaron luego de un incendio sucedido aproximadamente 150 años después de su fundación. En 1979 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Algunos de los lugares para visitar acá son la sala de las cien columnas, utilizada por Darío I para sus recepciones, el complejo palaciego de Apadana, donde los reyes recibían visitantes y daban fiestas, y la puerta de Jerjes, cubierta de inscripciones.

Isfahán, la tercera ciudad más grande Irán es la capital del arte de Irán. Cuenta con lugares turísticos como la Plaza Naghshe Yahan que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. También es Patrimonio de la Humanidad  el Palacio de Chehel Sotun como parte de la tradición del jardín persa. La ciudad también posee una extensa variedad de sitios construidos entre los siglos XI y XIX, donde se puede apreciar la arquitectura islámica especialmente de la época safaví.

 

Bam, un oasis en medio del desierto, es una atractiva población donde abundan los eucaliptos y las palmeras datileras. Todavía se conservan algunas estructuras anteriores al siglo XII y la ciudad está completamente deshabitada, pero hay algunos lugares para visitar como la casa del hielo, donde se almacenaban bloques de hielo durante el invierno para tener agua en verano, la guarnición, cuyo eco servía como forma de amplificar el sonido, y la ciudadela interior, construida dominando el paisaje.

 

Situación geopolítica: La República Islámica de Irán, debido a su situación en el Oriente Medio y Europa-Asia Central, cuenta con una importancia especial desde el punto de vista geográfico y estratégico. En el norte, comparte fronteras con Armenia, Azerbaiyán y Turkmenistán. Al igual que el resto de los países litorales del Mar Caspio, Irán comparte las aguas de este mar cerrado en donde tiene fronteras con Kazajistán y Rusia. Comparte fronteras al este con Afganistán y Pakistán, al sur con los países litorales del Golfo Pérsico y el Mar de Omán, al oeste con Irak y al noroeste con Turquía.Teherán es la capital metropolitana en donde se concentra la política, la cultura, el comercio y la industria del país. Otras grandes ciudades de Irán como Esfahan, Tabriz, Shiraz y Hamadan también contienen grandes oportunidades culturales e industriales. Irán es el décimo octavo país del mundo en lo referente a su superficie, 1 millón, 648 mil, 195 kilómetros cuadrados.

Históricamente, Irán ha sido el puente comunicativo que une el oriente y el occidente. El Camino de Seda pasaba por la Antigua Persia. Asimismo, es único en cuanto a la riqueza cultural, pues guarda todavía los monumentos milenarios relacionados a los cultos de Mesopotamia y ha sido la cuna del zoroastrismo y el cruce de la cantidad de culturas que han sobrepasado sus fronteras.

 

La religión islámica ha sido la fuente de un amor inmenso en el corazón de los iraníes y de este amor han nacido un sinfín de obras históricas y artísticas que aprovechan toda la herencia cultural de los persas para producir un reflejo especial de las enseñanzas del Profeta del islam (PB).

UNIDAD MONETARIA: Es el Rial de Irán. Es importante tener en cuenta que en la vida cotidiana de los iraníes no siempre cuentan en Rial, sino que muchas veces utilizan el término Toman. El Toman era una antigua unidad dineraria que equivalía a 10 Rial. El turista debe preguntar si los precios vienen en Rial o Toman. El Rial se encuentra en monedas de 1, 2, 5, 10, 50, 100 y 250 y en billetes de 100, 200, 500, 1.000, 2.000, 5.000 y 10.000. En la práctica, raramente se encuentran monedas inferiores a los 100 Rial. De hecho, podemos encontrar las monedas de menor valor en estuches preparados para vender a los coleccionistas. Los billetes están escritos por un lado en caracteres persas, incluso en precio, y por el otro en letras latinas: Central Bank of The Islámic Republic of Irán, el valor también viene en letras, por ejemplo Five Thousand Rials y también el precio en números latinos. Las monedas tienen ambas caras escritas en monedas persas.

 

Cambiar divisas: Los turistas deben utilizar el euro o el dólar USA en metálico para cambiarlos por Rial. Cambiar cheques de viaje es complicado. De forma oficial, la conversión de las divisas se puede hacer en los bancos y las oficinas de cambio. Dichas oficinas tienen mejor acceso en las principales ciudades y en su puerta ponen en inglés “Exchange”.

 

Para gastar, las tarjetas de crédito no son prácticas.

Horarios: Los establecimientos comerciales suelen abrir de sábado a viernes de 9:00 a 20:00. Bancos y centros oficiales abren de 8:30 a 16:60 de sábado a miércoles, los jueves de 8:30 a 12:00. Los viernes siempre son festivos. Los horarios pueden varias durante el verano y el mes de Ramadán.

 

Alojamiento: La oferta de hospedaje es en general buena pero limitada en algunos lugares. Los destinos más turísticos cuentan con suficientes hoteles como para satisfacer la demanda de todo tipo de viajeros, desde el que busca elegancia y lujos hasta los trotamundos que se conforman con un modesto cobijo donde pasar las noches. Si los turistas salen de las rutas tradicionales, entonces deben conformarse con alojamientos básicos.

 

Por norma, los hoteles son limpios. Suelen tener uno o varios restaurantes. Los extranjeros siempre son aceptados en los establecimientos de cierto nivel. La calificación es por el sistema de estrellas, otorgadas según el criterio de las autoridades turísticas y van de uno a cinco. Los precios, dentro de una misma categoría, son más altos en las ciudades importantes, sobre todo en Teherán, Mashhad e Isfahan. El horario límite para dejar la habitación libre está fijado a las 14h.

 

Tipos de hoteles. Los hoteles de cuatro y cinco estrellas cuentan con todo tipo de servicios, están a la altura de los establecimientos de su categoría de otros países. Las únicas diferencias es que si tienen piscina descubierta sólo puede ser utilizada por los clientes masculinos. Si la piscina es cubierta estipulan horarios para cada sexo. La tarifa de alojamiento se puede pagar en euro, en dólar estadounidense o en Rial. Lo recomendable es pagar en Rial, porque sale más económico. En la categoría de tres estrellas es donde encontramos algunas disparidades. En las ciudades pequeñas, como no hay otras opciones, a veces están sobrevalorados. Por norma, tienen restaurante y las habitaciones con baño. Las ventajas de este tipo de establecimientos es que se encuentran en zonas céntricas, normalmente en torno a los bazares; en contrapartida son ruidosos y muy básicos. Las facturas se pagan en Rial. Para los viajeros y las viajeras individuales una opción económica y práctica es la de los mehmansarai.

 

 

Son hoteles gubernamentales gestionado por la ITTO (Irán Touring and Tourism Organization) y se ordenan en primera, segunda y tercera categoría, que equivaldrían más o menos a 3, 2 y 1 estrella. En casi cada ciudad y población mínimamente importante hay al menos un mehmansarai. El camping no es una actividad frecuente y normalmente lo practican los alpinistas en los lugares donde no existen refugios de montaña. En las poblaciones turísticas situadas a orillas del Mar Caspio, es posible alquilar chalet, aunque sería más complicado en la temporada de verano y los días festivos del año nuevo persa (nowruz).

 

 

 

Teherán- MFA | Visa electrónica | Horario | Mapa | Galeria