Irán y su política exterior

El discurso pronunciado el 11/3/2015 en la Escuela de Comunicación de los Kmplvtns Madrid:

En el nombre de Dios

Ante todo, quisiera agradecer a todos los organizadores de esta conferencia, sobre todo al Profesor Abu-Warda por la iniciativa de celebrar esta fructífera reunión. Para mí es un honor compartir esta reunión con ustedes, profesores, estudiantes e intelectuales. Les deseo mucho éxito en alcanzar los objetivos de esta conferencia y en conocer los principios y el enfoque de la política exterior de la República Islámica de Irán. Y para empezar quisiera hacer una mención al atentado terrorista de 11 de marzo de 2004 que cobró la vida de 192 ciudadanos inocentes en España, condenando las actividades terroristas bajo cualquier nombre, lema o pretexto. Así mismo manifiesto mi solidaridad con los familiares de las víctimas. Nosotros estamos a su lado creyendo en la necesidad de una seria y contundente lucha contra el terrorismo.

Queridos presentes;

La política exterior es uno de los más altos asuntos públicos en la vida contemporánea; ya que se encarga de la valiosa misión de garantizar la paz, alejar las amenazas, buscar los intereses y generar la seguridad. Los instrumentos diplomáticos, tanto oficiales como extra oficiales, son las principales vías conocidas para alcanzar dichos objetivos.

Todos los países buscan distintos objetivos con su política exterior entre los cuales se puede mencionar: conservar la situación actual, liderazgo regional, liderazgo étnico regional y extra regional, liderazgo cultural y religioso a nivel regional y extra regional, el gendarme regional, la hegemonía mundial, liderar la oposición a la hegemonía mundial y otras decenas de objetivos. La República Islámica de Irán busca diseñar el modelo de la civilización islámica-iraní en base a la interacción y la cooperación regional e internacional.

Según la Constitución de la República Islámica de Irán, los principios de la política exterior del país, basada en la doctrina islámica, son los siguientes:

1. La extensión de relaciones en base a los principios islámicos y humanitarios de la dignidad de seres humanos, la materialización de la prosperidad y el bienestar en toda la comunidad internacional a la luz de paz, libertad e igualdad de todas las personas 2. El respeto mutuo y no interferir en los asuntos de los demás 3. Relaciones pacíficas 4. Libertad- independencia 5. Rechazar el imperialismo o ser sometido a ello 6. El principio de “ni oriente, ni occidente” 7. Defender el Islam y la dignidad de los musulmanes 8. Defender a los oprimidos y los desheredados en el mundo.

La política exterior de la República Islámica de Irán tiene que responder, actualmente, a cuatro necesidades fundamentales del país:

  1. Alejar las amenazas y los peligros, conservar los intereses del país, fortalecer la existencia y desarrollar el apoyo estratégico al Sistema dentro y fuera de las fronteras.
  2. El desarrollo multilateral de todo el país y el bienestar aceptable para la población.
  3. Conservar la identidad islámica del país y compatibilizar los objetivos nacionales con los internacionales.
  4. Diseñar la nueva civilización islámica-iraní en base a la democracia religiosa, la generación de confianza, la distensión, el desarrollo de relaciones exteriores y la confrontación a los procesos que desafían los intereses nacionales.

Los principales factores que han dado lugar a la formación de las estrategias de la política exterior de la República Islámica de Irán se pueden buscar en las siguientes cuatro fuentes; el nacionalismo, el islamismo, las alianzas y el internacionalismo. El nacionalismo se basa en la nacionalidad iraní cuyo significado principal y fortalecedor es el iranismo. El islamismo se basa en las instrucciones del chiismo cuyo foco principal es el interactivo islam chiita. Las alianzas se basan en garantizar los intereses de países afines y complementarios cuyo pensamiento principal es la buena vecindad, la interacción y la no alineación. El discurso internacional se forma en base al término del derecho internacional cuyo factor básico es el principio de la soberanía nacional y la responsabilidad internacional.

Como la República Islámica de Irán fue fundada, desde el inicio, en base a las instrucciones islámicas con el objetivo del desarrollo de la justicia, la libertad, la igualdad y la paz en el mundo, o sea, para garantizar la felicidad humana; los siguientes asuntos se han convertido en alguno de los objetivos de la política exterior de la República Islámica de Irán en pasado, presente y futuro: el desarrollo de relaciones con todos los pueblos y países del mundo en el marco del respeto recíproco e intereses comunes; rechazar el imperialismo o ser sometido a ello; enfatizar en la sistematización del derecho internacional; esforzar por la distensión en la región y en el mundo; fortalecer la unidad de los países islámicos y no alineados y por último, fortalecer el multilateralismo internacional.

Esta sensata política exterior que se basa en la cooperación y convivencia, intenta potencializar el sistema internacional, mediante el fortalecimiento de estructuras mundiales, de manera que tenga la capacidad de influir lógicamente en los acontecimientos internacionales. Por influir lógicamente se quiere decir rechazar la aplicación de la fuerza en las relaciones internacionales, un tema que lo reconoce también la Carta de las Naciones unidad. Para Irán y la República Islámica de Irán es un orgullo que nunca, durante toda la historia, haya invadido ningún país. Es decir, mientras el país ha estado en el foco de las ambiciones mundiales, siempre ha tenido un papel activo y positivo en los procesos de la paz a nivel mundial.

La política exterior de la República Islámica de Irán cuenta con factores especiales originados por la situación interna así como por la región en la que se sitúa Irán. La República Islámica de Irán está experimentando grandes e importantes acontecimientos a nivel interno. La nueva sociedad iraní está en el principio del camino de la democracia religiosa. Los acontecimientos que vive Irán hoy día a nivel interno, son únicos en toda la región. Estamos avanzando hacia una sociedad en la que el desarrollo multilateral en base a la libertad, la democracia y la religión son los ejes principales.

El contorno de Irán, quizás una de las regiones más sensibles del mundo, está lleno de amenazas y oportunidades que apuntan nuestros intereses y nuestra seguridad nacional.

El terrorismo, el extremismo, las drogas, los refugiados, la piratería, el militarismo y el sectarismo son sólo una muestra de los términos que abundan en nuestro contorno. La política exterior de Irán busca alejar las amenazas o convertirlas en oportunidades. Hay que conseguir estos objetivos desde el camino de la sensatez, cooperación y convivencia enfatizando en los tres principios de la dignidad, la sabiduría y la conveniencia. Al mismo tiempo se debe contemplar la capacidad para crear el balance y el equilibrio entre la ideología y el pragmatismo y la sensatez en distintas situaciones.

La responsabilidad de los gobiernos en salvaguardar el orden, la seguridad y la paz mundial es un hecho que goza de una alta importancia en la política exterior de la República Islámica de Irán. (Quisiera aprovechar esta ocasión para rendir tributo al soldado español asesinado recientemente en Líbano así como a otros guardianes de la paz que han sido víctimas de las invasiones). Preservar la paz y el orden mundial es responsabilidad de todos los pueblos y gobiernos. No violar las normas y los reglamentos internacionales también es obligación de todos los gobiernos de manera que no se puede exceptuar a ningún gobierno en la responsabilidad para con el sistema internacional. Esto sólo se lograría mediante el desarrollo del multilateralismo y el respeto al derecho internacional.

Hay que vigilar el uso doble a los términos, contextos y mecanismos del derecho internacional por ejemplo en los organismos, tratados o normas internacionales y pensar en una solución para ello. Ningún país debe considerarse exento de la ejecución de los compromisos internacionales; tampoco puede exceptuar a sus socios internacionales en la misma o poner en peligro la paz y la seguridad internacional mediante el uso doble a términos como los derechos humanos, la legítima defensa o el apoyo a la oposición democrática.

En esta parte quisiera mencionar algunos puntos sobre las posturas y los enfoques de la política exterior de mi país:

El gobierno de la prudencia y esperanzabajo el mandato del presidente Hassan Rohani ha escogido el enfoque de la constructiva interacción en su política exterior que busca el desarrollo y la profundización de relaciones fraternales con países vecinos; el fortalecimiento de relaciones amistosas con el mundo islámico y fortalecer las relaciones recíprocamente fructíferas con países europeos. En este marco las relaciones con España que datan de 600 años gozan de una posición especial.

Irán es un actor influyente en Oriente Medio y cuenta con las más exactas informaciones y análisis sobre los acontecimientos de la región. Por su posición estratégica en el centro de un área crítica y el conocimiento histórico sobre las fuerzas implicadas así como por la cercanía geográfica, Irán tiene una visión estratégica sobre los problemas y las crisis y presenta soluciones objetivas y realistas ante los desafíos de la región. La vuelta de algunos países a las solución presentada hace 4 años por Irán para enfrentarse a los terroristas de Daesh o la solución política a la situación de Siria son sólo una muestra de todos los temas que reflejan hoy día los medios de comunicación de todo el mundo. Y esto demuestra las ventajas y el poder de la diplomacia iraní. Sin la decisiva ayuda de Irán, sería imposible la resolución de muchos de estos desafíos. Nunca hemos dejado de ayudar a nuestros socios internacionales para la resolución de los problemas políticos o de seguridad de la región, aun así, algunos países se han privado a sí mismo de las altas potencialidades de Irán. El requisito para este tipo de cooperaciones multilaterales, es preparar las condiciones para un clima interactivo y sincero. España como un país influyente en la escena mundial y en su condición de ser miembro en la UE, la OTAN y el Consejo de Seguridad de la ONU puede echar un nuevo vistazo sobre las crisis en Oriente Medio, además de incentivar a sus socios para revisar sus estrategias en este sentido.

Hay algunos países en el mundo que se presentan a sí mismo como los principales valederos de los gestos de amor al prójimo y a la paz mientras que en la práctica avanzan en el camino de dañar la estabilidad regional y la seguridad internacional ya que se recurren a la aplicación de amenazas, embargos y humillaciones; el envío de armamentos; la creación y el fortalecimiento de grupos terroristas, la provocación de disturbios y revoluciones de color para derrocar a gobiernos no afines; el bombardeo mediático de sus opositores con la ayuda del imperio de medios en su control; la inclusión de los países independientes en las auto creadas listas como “el eje del mal, la amenaza contra la seguridad nacional e internacional y violadores de derechos humanos”. El uso de instrumentos humilladores o de confrontación no significa una activa, pionera o pacifistas política exterior y no tiene nada que ver con el respeto a los pueblos, las culturas o la dignidad humana. Nuestra propuesta se basa en el cambio de la política exterior mediante el recurso a los instrumentos amistosos e interactivos así como la adopción del discurso de respeto y el diálogo civilizador.

Irán es la victima principal del terrorismo y un serio socio internacional para luchar contra ello. La coalición internacional para luchar contra Daesh ha podido liberar, en los pasado meses, sólo el 1 por ciento de los territorios ocupados, mientras que Irán se ha enfrentado a Daesh mediante apoyar los gobiernos central de las zonas afectadas y le ha dado golpes estructurales. La experiencia de la creación de Alqaeda, los Talibán, el Frente Anusra y el Ejercito de liberación dejó claro que no se puede recurrir a grupos terroristas para enfrentarse a países no afines y después quedarse inmunes ante sus consecuencias. El mundo se tiene que unir contra el terrorismo. Todos deben aprovechar sus instrumentos políticos, judiciales, bancario y de inteligencia contra el terrorismo y cualquier iniciativa se debe llevar a cabo mediante los gobiernos de la región.

Irán había iniciado la confrontación con el terrorismo en Irak y Siria desde hace tres años mediante la prestación de apoyos a los gobiernos centrales de estos dos países así como al gobierno del Kurdistán iraquí. Cuando nosotros advertíamos sobre el peligro de estos terroristas, el mundo se había volcado en negociar y dialogar con ellos. La República Islámica de Irán no quiso cooperar con la Coalición por ver dudas serias en la forma y en el contenido de esta iniciativa, así como por la actitud ilógica, irrealista y contradictoria de alguno de sus integrantes. Aun así, en vista de compartir 1200 kilómetros de frontera con Irak y por la identidad peligrosa de los terroristas, Irán nunca se ha negado a prestar ayuda a los países que sufren el terrorismo del Daesh y estamos en el frente de esta lucha.

Queridos presentes;

La tecnología nuclear en su totalidad, incluyendo la investigación, el desarrollo y el enriquecimiento, es una de las más principales de las necesidades de generaciones actuales y futuras y por consiguiente, un derecho inalienable del pueblo iraní. La ciencia nuclear de nuestro país es nacional y tiene fines pacíficos. En base a sus principios religiosos, la República Islámica de Irán nunca ha creído ni cree en el uso de armas de destrucción masiva.

Coincidimos con los países miembros del grupo 5+1 en la necesidad de que las actividades nucleares de Irán sean exclusivamente pacíficas y que se desarrollen bajo la supervisión internacional. De igual manera creemos que no conseguir ningún acuerdo sería mejor que conseguir un mal acuerdo. El acuerdo debe ser de una sola fase, libre de cualquier duda e incluya todos los detalles para que no pueda ser objeto de manipulaciones o interpretaciones especulativas. Además, tal como se acordó en el primer día de las negociaciones de Ginebra en 2013, el levantamiento de los injustos embargos y sanciones será parte inseparable de cualquier acuerdo de ganar-ganar.

Las negociaciones nucleares entre Irán y el 5+1 han avanzado en los últimos meses con una recíproca seriedad y esperanza y en este momento se encuentran en su fase más sensible. Los que se oponen a la consecución de un acuerdo se esfuerzan desde Washington e Israel para hacer fracasar las negociaciones y en el otro extremo, los partidarios del acuerdo en toda la comunidad internacional, sobre todo en Madrid, ayudan para alcanzarlo. Según el testimonio de todos los observadores internacionales, la República Islámica de Irán ha cumplido con sus compromisos con toda la sinceridad y la voluntad política. Nosotros seguimos fieles, con la buena intención y la seriedad que se requiere, a la continuidad de las negociaciones nucleares con la contraparte en base a la confianza mutua, equidad de posiciones, el respeto mutuo y en el marco de las normas conocidas internacionales para quitar, recíprocamente, cualquier duda. Si logramos el éxito total en este asunto, se dará lugar a un ambiente totalmente distinto para las cooperaciones regionales y mundiales, en cuya luz existirá la posibilidad de concentrarse en la resolución de los asuntos regionales como la importantísima lucha contra la violencia y el extremismo.

Muchas gracias por su paciencia.

 

Teherán- MFA | Visa electrónica | Horario | Mapa | Galeria