La sonrisa ante el acuerdo de Lausana

Embajador de artículo del periódico La Razon

La sonrisa ante el acuerdo de Lausana
 

 

La sonrisa ante el acuerdo de Lausana

Por: Mohammad Hassan Fadaifard, Embajador Plenipotenciario y Extraordinario de la República Islámica de Irán ante el Reino de España

Pasan 22 meses desde la fecha en que los iraníes optaron por la política de la interacción constructiva, promovida por el Dr. Hassan Rohaní. Él se comprometió a recurrir a métodos pacifistas y de entendimiento para la resolución de los problemas del país y encargó al Sr. Mohammad Javad Zarif, un veterano diplomático y experto en mecanismos de duras y complejas negociaciones en procesos multilaterales, para dirigir su interactiva política exterior. El mundo afirma que Irán ha cumplidos con sus compromisos de resolver los problemas mediantes enfoque de negociaciones y con la fórmula ganar-ganar. 16 meses de negociaciones técnicas y complejas entre Irán y el Grupo 5+1 para la resolución de la cuestión nuclear resultaron en la recienteDeclaración de Lausana que va a ser la base de la elaboración del Plan de Acción Conjunta entre Irán y el 5+1 para solucionar este asunto tras 12 años de altibajos. El acuerdo preliminar logrado entre Irán y el Grupo 5+1 ha sido calificado por los observadores internacionales como un paso histórico y decisivo.

Una vez logrado el acuerdo final, el nivel y la capacidad de enriquecimiento y de reservas de uranio de Irán serán limitados por un determinado lapso de tiempo y la planta de Natanz será el único centro de enriquecimiento de uranio en Irán. De igual manera el Reactor de Agua Pesada de Arak será rediseñado, en el marco de una cooperación internacional, de tal forma que no pueda producir plutonio armamentístico. En este marco, las actividades en Arak serán orientadas hacia la producción de isotopos médicos para el tratamiento de pacientes con distintos tipos de cáncer. Las centrifugadoras instaladas en la planta de Fordu no se emplearán para el enriquecimiento de uranio y la misma se convertirá en un centro para investigaciones en física y la tecnología nuclear. Las actividades relacionadas con la investigación y el desarrollo seguirán su rumbo bajo la supervisión internacional y en el marco del Acuerdo de Salvaguardia de la OIEA. Los científicos nucleares estadounidenses y europeos han afirmado que con estos cambios se garantizará el carácter pacífico de las actividades nucleares de Irán.

En base a la entente de Lausana:

  1. Fueron reconocidos los derechos nucleares de Irán, incluyendo el ciclo completo nuclear dentro del país que quedó bajo la supervisión y garantía internacional.
  2. La contraparte aceptó oficialmente el levantamiento de los embargos y las sanciones como una parte de los derechos de Irán a cambio de la política de generación de transparencia y confianza de éste.
  3. Irán y sus contrapartes del Grupo 5+1 intercambiaron por un lado, el aumento de la transparencia con el incremento de las cooperaciones científicas y tecnológicas nucleares, y por el otro, el consentimiento voluntario a las limitaciones en la explotación nuclear con el levantamiento de los embargos y las sanciones.
  4. A nivel macro, todas las partes repartieron las ventajas en un ejercicio de ganar-ganar y pusieron en evidencia el valor de los mecanismos multilaterales y pacíficos basados en negociaciones.
  5. Se dejó en evidencia la identidad y la filosofía existencial de los partidarios de enfoques extremistas, guerreristas y de confrontación, desde el interior de los países hasta formaciones regionales e internacionales cuyos intereses y vida política dependen de la continuidad de las crisis, tensiones y caos.
  6. Los ministros de exteriores de las grandes potencias, cancelando sus agendas ordinarias, se reunieron durante seis intensos días en Lausana y mostraron su voluntad política para la consecución de la entente. Mientras en distintas partes del Oriente Medio se continúan los conflictos militares y el caos, Irán y las potencias mundiales probaron, con éxito, la posibilidad de la resolución de los conflictos por la vía de diálogos diplomáticos.

En los últimos meses tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional habían bajado drásticamente sus previsiones sobre el crecimiento de la economía iraní por factores como la caída del precio del barril y la incertidumbre ante las negociaciones nucleares. Aun así la entente de Lausana dejó su impacto sicológico en el mercado en las primeras horas, originando la subida del índice de la Bolsa de Teherán. Expertos económicos han previsto un crecimiento del, por lo menos, 5 por ciento para la economía iraní, una vez que se logre el acuerdo final. Estos expertos han manifestado que la inversión extranjera en sectores como el petróleo, el gas, la petroquímica, las industrias pesadas (básicas), el transporte y la pesca se convertirán en uno de los focos atractivos. De hecho, decenas de compañías internacionales han identificados sus proyectos de interés y han realizados los procedimientos preparativos. La situación del tipo de cambio de divisas reducirá las presiones de inflación mediante el impacto en el precio de las importaciones y así las políticas monetarias y financieras del gobierno estarán en condiciones de aumentar la demanda. Los exportadores e importadores que se enfrentan, desde hace ya varios años, con las limitaciones en cuestiones como el transporte marítimo y transacciones bancarias, ahora serán capaces de retomar sus actividades teniendo, incluso, el poder de competencia. De igual manera los exportadores iraníes contarán con un tipo de cambio de divisas inferior al tipo de la era de las sanciones.

El equipo negociador iraní ha asistido, hasta la fecha, varias veces a las sesiones del parlamento del país y se ha presentado en varios programas nacionales de radio y televisión para defender sus logros en las negociaciones. Irán demostró con el máximo nivel de flexibilidad y transparencia que las acusaciones sobre su programa nuclear así como la aplicación de injustas sanciones al país se deben a factores como la ilusión o el odio y la belicosidad. Existen otros que siempre se oponen a cualquier tipo de acuerdo nuclear o no nuclear con Irán y éstos son los que han quedado totalmente aislados tras la extensa acogida de la comunidad internacional a la entente de Lausana.

Actualmente las partes han dejado atrás los obstáculos para ultimar el acuerdo marco, pero ahora deben poder defender el resultado ante críticas internas y externas, manteniéndose firmes a la hora de cumplir con los compromisos acogidos. Tanto en Irán como en EE.UU. los que se oponen a la entente de Lausana son poderosos actores políticos. El nuevo año iraní ha sido denominado por el Ayatola Ali Jamenei, Líder Supremo de la revolución islámica, como “el año de concordia y armonía entre el Gobierno y el pueblo” y la entente nuclear ha sido acogida extensamente por la estructura política del país. Aun así hay parlamentarios e influyentes figuras políticas que no olvidan los duros recuerdos de las repetidas abjuraciones por parte de algunos países occidentales y ahora no aceptan fácilmente cualquier acuerdo.

En realidad todos los países negociadores en la cuestión nuclear iraní comparten el histórico triunfo conseguido por su ejemplar resistencia y voluntad política ya que se materializó la perspectiva del enfoque ganar-ganar de todas las partes. Muchos países estaban ausentes en las mesas de negociaciones, entre ellos España, pero desplegaron todo su esfuerzo e influencia internacional para el buen fin de las negociaciones. Las negociaciones nucleares han llegado a una sensible curva y sólo faltan algunos meses para la consecución del acuerdo final. Durante este período la gran responsabilidad de las partes y de todos los partidarios de la paz, estabilidad y seguridad internacional es esforzar por la consecución del acuerdo final y por su exacta implementación.

 

 

Teherán- MFA | Visa electrónica | Horario | Mapa | Galeria