conferencia en CESEDEN 02/02/2018

Conferencia del Excmo. Sr. Mohammad Hasan Fadaifard, Embajador de la República Islámica de Irán ente el Reino de España, CESEDEN, 02 de febrero de 2018

 

En el nombre de Dios

 

Excmo. Sr. Teniente General D. Rafael Sánchez Ortega, Director del CESEDEN

Excmo. Sr. General de División D. Francisco de Paula Bisbal Pons, Director de la Escuela de las Fuerzas Armadas del Reino de España

Distinguida audiencia;

Señoras y señores;

            Al principio, quisiera agradecer al Centro de Estudios de la Defensa Nacional de España por volver a invitarme a asistir a esta valiosa reunión. Me honra compartir esta reunión con ustedes comandantes, profesores y honorables oficiales de las Fuerzas Armadas de España y de otros países. Felicito a los organizadores del curso por integrar la teoría y la política en la práctica y prestar atención a las opiniones de los actores en diferentes regiones. Para mantener el marco académico de la cuestión de seguridad internacional, pretendo plantear primero la política y la seguridad en el sistema internacional de forma general, y luego señalar las posiciones de la política exterior y de seguridad de mi país. Al final, responderé las preguntas. Espero que la reunión de hoy y las cuestiones que serán discutidas en ella proporcionen una imagen más clara de la situación actual, especialmente con respecto a la política exterior y de seguridad de mi país.

Distinguida audiencia;

En el mundo interrelacionado actual, la seguridad no es un asunto limitado exclusivamente a dimensiones militares ya que se trata de un fenómeno multifacético, interconectado e inclusivo. Por lo tanto, la política exterior y de seguridad se entrelaza con los asuntos económicos, sociales y culturales. Además, los roles y la mentalidad de los líderes y la opinión pública en las decisiones y el surgimiento de actores no gubernamentales y grupos influyentes se han sumado a la complejidad de las decisiones políticas y de seguridad a gran escala. Por lo tanto, el conocimiento, la racionalidad y la experiencia son los tres pilares de la toma de decisiones políticas y de seguridad.

Por otro lado, la seguridad de una región del mundo está ligada a la de otras regiones. La seguridad de Europa está ligada a la seguridad de Oriente Medio y África del Norte, y el orden mundial depende de la seguridad en Oriente Medio. Como resultado, la región de Asia occidental es una de las principales escenas en la formación del futuro sistema internacional, y los principales actores en esta región no pueden ser eliminados o ignorados del sistema de seguridad internacional, y todo esto constituye una evolución fundamental en las relaciones internacionales.

A lo largo de siglos el Occidente era el eje de los acontecimientos internacionales, es decir, el mundo occidental diseñaba, iniciaba y terminaba acontecimientos. Los occidentales tomaban decisiones sobre el cambio de regímenes y zonas de influencia; determinaban con su voluntad el territorio de los piases; y los repartían entre ellos. Pero nos encontramos ante el fin de un sistema internacional basado en Occidente. Los países de Oriente Medio que en algún momento sólo eran el “asunto” de las acciones de potencias occidentales, hoy día son los actores que determinan sus propios destinos así como el destino de la región e incluso del mundo.

Hoy, las fuentes de poder han ido más allá de cuestiones de defensa de manera que el poder militar y de defensa no son los únicos componentes para determinar el poderío de un actor. El poder económico y la influencia cultural son factores que generan poder. Hoy, los poderes más pequeños pueden jugar un papel a través de los medios y la influencia entre las naciones amigas. Esto explica porqué algunos no han sido capaces de comprender y analizar la influencia regional de Irán.

El período hegemónico ya ha llegado a su fin. La hegemonía en un mundo donde hay muchas fuentes de poder y pluralidad de actores y fluidez en la toma de decisiones es imposible. Ex presidentes norteamericanos como Bush padre, Bush hijo y Clinton crearon guerras gastando miles de millones de dólares para hacer que la superioridad temporal de los Estados Unidos de América se convirtiera en una hegemonía duradera, pero no lo consiguieron. La ilusión de dominar Golfo Pérsico, el mundo islámico y el mundo árabe también está sujeta a la misma regla.

Hoy día la seguridad se trata de un hecho coherente y recíproco en el que la seguridad de uno depende de la seguridad de los demás. La era de la seguridad unilateral o la seguridad basada en la superioridad militar hace tiempo que ha terminado. Esta es la lección que los acontecimientos en Irak, Siria, Yemen y Afganistán dieron a las potencias intervencionistas y a aquellos países que en busca de su ilusoria seguridad, desestabilizan los demás países y amenazan su seguridad. Hay una sola solución: la cooperación entre todos para la seguridad de todos.

Por su papel en la seguridad actual y en el futuro del Orden Internacional, la región de Asia Occidental se sitúa en el foco de las atenciones pero a la hora de abordar la seguridad en Oriente Medio hay que tener en cuenta los siguientes requisitos:

1.      La comercialización de la seguridad es un nuevo fenómeno y negocio que ha entrado en el discurso político a manos de algunas potencias mundiales y comerciantes de armamentos y lo más lamentable es que éstos han encontrado buenos clientes entre países débiles y sin raíces para su negocio basado en recibir dólares a cambio de vender seguridad. Hoy día no se puede comprar y establecer la seguridad mediante la asignación de cientos de miles de millones de dólares. Quisiera llamar la atención de ustedes sobre los negocios armamentísticos de aquellos países que han convertido la sensible región de Oriente Medio en un depósito de armas mortíferas buscando el establecimiento de la paz y la estabilidad mediante armamentos y municiones.

2.     Las intervenciones y las políticas estadounidenses en la región son uno de los más principales desafíos que han agravado la crisis actual y han causado más complejidad. Ellos están tratando de imponer su orden en la región y, en este sentido, han formado alianzas ficticias o absurdas e inútiles, o creando grupos terroristas, están buscando el establecimiento de la paz y la democracia. ¿Esperamos que los terroristas construyan la paz y la seguridad con dinero, armas y bombas? ¿Cómo es posible que un país ajeno a la democracia, los derechos humanos y las elecciones y que encima está bombardeando otra nación; esté preocupado por la democracia, la seguridad y el derecho a determinar su destino de otra nación mediante la formación de una coalición contra el terrorismo?

3.     El resurgimiento del respeto por las fronteras nacionales y el sistema gobierno-pueblo, que ha sido blanco de grupos terroristas y algunos otros movimientos takfiríes, debe considerarse una prioridad. El mantenimiento de la coherencia nacional y la integridad territorial de los países de la región también es indiscutible. Los movimientos étnicos en Siria e Irak, con tendencias separatistas, son una amenaza para la región y el mundo, y deben convertirse en cooperación y convergencia con el apoyo internacional, la sabiduría de las autoridades nacionales y locales así como el diálogo, basado en el respeto a la soberanía nacional, integridad territorial y leyes fundamentales. La continuación de la situación actual solo generará tensión e inestabilidad.

Con el fin de curar la crónica enfermedad la inseguridad y la inestabilidad en Oriente Medio, debemos entender que la época de la hegemonía ha terminado. El orden en esta región debe ser endógeno. Se requiere de una estructura de seguridad que tome en cuenta las necesidades de la región y busque su seguridad desde dentro de la región. La seguridad de la región requiere de la cooperación de los países de la región, y dentro de ella se necesitan elementos como la generación de confianza, la cooperación y etc. para crear una relación regional sólida. Todos estos pueden ser la base del orden futuro en esta región. Otras alternativas costarían mucho a todos los jugadores. Las mejeros soluciones pasan por recurrir a la sabiduría de la gente, confiar en las personas y construir la confianza regional.

El requisito de alcanzar una seguridad duradera es apoyarse en el pueblo como el factor más importante en la seguridad y del poderío de un país. Al respecto, hay que evaluar el nivel de la solidaridad nacional y el amor a la patria y al sistema político. Un estado autoritario aún estableciendo el orden y la seguridad con el recurso a la fuerza no puede estar seguro de un respaldo y apoyo nacional en la resolución de problemas internos así como en el enfrentamiento con posibles invasiones políticas, económicas y militares desde el exterior. Posteriormente se plantean, sobre todo en el área de industrias estratégicas, asuntos como endogenizar la seguridad para así reducir al mínimo la dependencia al exterior. Cuando el país y su población estén rodeados por grupos extremistas y terroristas así como de focos de disturbios e inestabilidades regionales, de manera que esté en peligro la supervivencia propia del país ante una amenaza externa, un sensato gobernante ha de encontrarse, siempre, en el nivel más alto de preparación defensiva de manera que su sistema de defensa y de seguridad no sea ni prestado ni dependiente. Otro tema que podemos plantear es la movilización de las fuerzas y de las potencialidades del país en el camino de la defensa y el desarrollo. La solidaridad nacional, la movilización del personal y la confianza en la potencia defensiva interna son los tres lados del triángulo de la victoria. Además de estas gestiones, una seguridad duradera requiere de la adopción de políticas de interacción constructiva, la sinergia con los vecinos y encontrar socios estratégicos fiables. La adopción de medidas de seguridad colectiva, los lazos complementarios económicos y las políticas comunes regionales son los instrumentos más importantes para el éxito de este enfoque.

Aprovechando esta oportunidad, les voy a explicar la posición de mi país en relación con algunos asuntos regionales e internacionales:

1.      El Plan Integral de Acción Conjunta – es decir, el acuerdo nuclear - fue alcanzado en base al principio de ganar-ganar así como la cooperación constructiva entre Irán y el mundo, como el resultado de más de doce años de diálogos y de diferencia de opiniones, así mismo de dos años de negociaciones intensas que posteriormente fue avalado por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas y la comunidad internacional, formando parte de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad. El acuerdo nuclear es un documento del Consejo de Seguridad y pertenece a la totalidad de la comunidad internacional. La Unión Europea es la contraparte principal del acuerdo nuclear y España ha estado comprometido con el acuerdo desde los primeros momentos del inicio de los diálogos hasta las últimas etapas del acuerdo y su posterior implementación. El acuerdo nuclear es la creación de una nueva interacción en las nuevas relaciones mundiales en base al multilateralismo y la interacción constructiva. La Agencia Internacional para la Energía Atómica que es, según el acuerdo nuclear, la entidad competente internacional para la evaluación de las actividades nucleares de Irán, hasta la fecha ha confirmado oficialmente en nueve ocasiones el cumplimiento de dicho acuerdo por parte de Irán. La totalidad de las actividades nucleares de Irán se desarrolla con la debida notificación y comunicación a la Agencia, quien supervisa las 24 horas del día dichas actividades. El acuerdo nuclear jamás puede ser renegociado, cambiado o modificado. Irán seguirá cumpliendo con sus compromisos siempre y cuando siga disfrutando de las ventajas previstas en dicho acuerdo.

2.     La crisis en Siria se encuentra en su sexto año. Las infraestructuras de Siria han sido destruidas; cientos de miles de personas han sido asesinadas; millones de personas han tenido que abandonar sus hogares; y la radio de la inestabilidad generada por esta crisis ha alcanzado todas partes del mundo, pero Daesh, Al-Nusra y decena de grupos terroristas que desviándose de las instrucciones del Islam han presentado una versión totalmente falsa de esta religión al mundo, han llegado a su fin. Las ciudades sirias han sido liberadas de la ocupación de los terroristas y la bandera del califato de Daesh se ha bajado en estos territorios y pronto seremos testigos de la destrucción total de este grupo terrorista y de los similares. El conjunto de las victorias conseguidas en la lucha contra el terrorismo en Siria significa que la coalición formada por Siria, Rusia, Irán e Hizbolá ha sido el vencedor final en esta lucha. Bashar al Asad se ha mantenido en el poder y es el pueblo de Siria quien decide sobre la estructura política de su país y no Washington o los demás. Aquellos gobiernos que suministraron personal, armas y dinero a Daesh, ayudando a ese grupo terrorista en distintos frentes, cuando estaba rodeado, mediante el envío de municiones y que finalmente sacaron a los comandantes de los terroristas de aquellas situaciones, no son los amigos del pueblo sirio. Toda su inversión basada en la creación de una artificial primavera árabe en Siria y la realización de cambios políticos impuestos a ese país con el fin de establecer un régimen títere que llegó hasta las extremidades del fortalecimiento del terrorismo e incluso la división de Siria, se ha quedado en nada y la realidad ha ido más allá de las ilusiones de Washington, Tel Aviv y los demás apoyadores de los terroristas. Actualmente en la época posterior a Daesh asuntos como el establecimiento de la paz y la estabilidad, la reconstrucción del país así como la adopción de nuevas estructuras políticas elegidas por el pueblo de Siria se han convertido en las prioridades principales de este país.

3.     Irak es un amigo país musulmán y un buen vecino para Irán. Compartimos con este país intereses y riesgos comunes. Los lazos culturales e históricos entre nuestros pueblos son muy profundos y fuertes. Por otra parte, Irak es un país influyente en los acontecimientos de la Región y ha sido escenario de cabalgatas de terroristas takfiríes, teniendo una frontera común de 1600 kilómetros con Irán. El conjunto de estas consideraciones ha hecho que la República Islámica de Irán mantenga excelentes y sólidas relaciones con Irak. En base a esto, desde el inicio de la crisis takfirí de Daesh en Irak, la República Islámica de Irán atendiendo la solicitud del gobierno iraquí para prestar asesorías a ese país, le ayudó en la liberación de zonas estratégicas como la ciudad de Mosul. Asimismo el país persa con apoyos decisivos militares impidió la materialización de la amenaza que buscaba la división de Irak e incentivó a todas las corrientes y los grupos para el fortalecimiento del gobierno central de Irak. En la liberación total de Irak de garras de los terroristas han sido decisivos asuntos como la voluntad del gobierno iraquí para ejercer su poderío y preservar su integridad territorial, la solidaridad de los grupos políticos, la unión entre chiitas y suníes, el papel desempeñado por altos clérigos chiíes en la movilización de los chiitas para la liberación de zonas suníes ocupadas por los terroristas y la inteligencia de los gobernantes iraquíes en distinguir los amigos verdaderos de otros factores cínicos que sólo decían ser sus amigos. También han desempeñado un papel primordial la posición política y las ayudas militares y de asesoría de la República Islámica de Irán a Irak en la salida de la crisis generada por grupos terroristas y en garantizar la seguridad mediante el ofrecimiento de sus experiencias en la formación de la movilización popular y el cómo asegurar la seguridad de las ciudades y zonas liberadas. Aquellos países que denominan a Hashd Al Shaabi (las Fuerzas de Movilización Popular) como terroristas, están lejos de la cultura política de Irak y de nuestra Región y tampoco tienen que esperar que el pueblo iraquí los reconozca como amigos.

4.     Pasados unos 34 meses de la acción militar contra Yemen y el bloqueo por tierra, aire y mar de este país y tras la muerte de miles de ciudadanos inocentes de aquel país y la destrucción amplia de sus infraestructuras y mientras que distintas ciudades de este país siguen siendo objetos te bombardeos y misiles de los invasores, son las fuerzas del ejército y del frente popular que tienen la última palabra en el campo de la batalla. Autoridades de la Organización de Naciones Unidas han vuelto a unir voces con la comunidad internacional y han pedido a los países invasores poner fin a la aterradora guerra en Yemen. Asuntos como el fuerte bombardeo de zonas residenciales, la continuidad del bloqueo o el cierre de las vías no permitiendo la llegada de ayudas humanitarias a este país, demuestran la desesperación de los integrantes de la Coalición. La época del dominio de otros países sobre Yemen ha pasado a la historia. Los yemeníes merecen ser respetados. El pueblo de Yemen no constituye ninguna amenaza contra ningún país. El conflicto de Yemen tampoco se trata de una guerra entre chiitas y suníes o una guerra sectaria. La República Islámica de Irán no interviene para nada en la situación en Yemen y condena la intervención de cualquier otro país en esta situación. En Yemen, Irán tiene influencia, más no presencia. Nuestra influencia se debe a nuestras posiciones justas y lógicas durante los últimos años y el odio de los yemeníes a los demás responde, a su vez, a sus políticas y acciones en las últimas décadas. Quien haya sembrado el odio cosechará lo mismo. La historia de los enfrentamientos entre Ansarolá y uno de sus países vecinos es más antigua que la vida de la República Islámica de Irán. Seguimos insistiendo en el diálogo como una salida para el problema de Yemen. Dicho diálogo requiere del cese de las invasiones aéreas, el inicio del envío de ayudas humanitarias a los necesitados, la puesta en marcha de diálogos entre grupos yemeníes en un país imparcial bajo la supervisión internacional y la adopción de medidas para la formación de un gobierno de reconciliación nacional. El cierre de las fronteras de Yemen no conducirá sino a generar más dificultades y sufrimiento para el pueblo oprimido de Yemen, una situación que ha puesto a siete millones de personas en riesgo de la hambruna y no ha tenido ningún otro efecto. Recientemente se eligió a Ali Abdulá Saleh como el mejor instrumento para golpear la unión de los hutíes mediante un golpe de estado. El golpe de estado de éste no duró más que tres días y con su muerte, otro de los diseños regionales fue condenado al fracaso. Los diseñadores del golpe de estado volvieron a cometer otro error de cálculo sobre las capacidades de acción y la posición popular del movimiento de Ansarolá. Esperamos que los invasores terminen de entender que la paz no se consigue con bombardeos y bloqueos.

5.     Hizbolá es la parte inseparable de la sociedad, del gobierno y del parlamento del Líbano. Hizbolá está tejido en la estructura del Líbano y tiene una posición apreciada tanto en la Región como en el mundo árabe. Hizbolá desempeñó un papel principal en la lucha contra la ocupación del Líbano por parte de Israel, contra la presencia de Daesh y del Frente Al-Nusra en Líbano y en sus fronteras y es un actor que garantiza la estabilidad y la seguridad en Líbano. Muchos desconocen que las actividades principales del Hizbolá en Líbano además de luchar contra los usurpadores foráneos abarcan temas de caridad y de beneficio común así como la construcción de hospitales, clínicas, escuelas y la atención a pobres huérfanos y madres encargadas de familias. Hizbolá es una entidad legal, legítima, responsable y respetada por el pueblo libanés que actúa en base a las decisiones del gobierno y del parlamento del Líbano. Las gestiones de Hizbolá en Líbano y en la Región merecen ser reconocidas y apoyadas. El hecho de que aquellos que crearon a Daesh y a otros terroristas que siguen apoyando, ahora quieran denominar al Hizbolá como terrorista no va a afectar para nada en la identidad y la popularidad del Hizbolá. Hizbolá es la fuerza de resistencia contra el terrorismo, la rebelión y la ocupación. Agredir a Hizbolá es el guión de los enemigos de la estabilidad del Líbano y de la Región. Hizbolá es una potencia regional que en la lucha contra el grupo terrorista de Daesh ha estado en el frente de batalla y se va a permanecer en la Región. El aislamiento del Hizbolá es un objetivo de baja visión y constituye una aventura de algunos países de la Región en Líbano. Esperamos que Europa no se caiga en la trampa del aventurismo y de decisiones precipitadas que puedan desestabilizar Líbano.

6.    Nunca hemos desconocido tanto el papel como la posición importante regional de países sureños del Golfo Pérsico y nunca hemos sufrido ilusiones de eliminarlos en los acontecimientos regionales. Siempre hemos creído que sin la cooperación y la voluntad política de ellos el terrorismo no se acabará y la Región no encontrará la paz. Todos los gobernantes se enfrentan a importantes elecciones políticas que son decisivos para el futuro de los países y sus pueblos. Algunos se han encontrado con las consecuencias de elecciones catastróficas suyas que han generado distancias profundas entre ellos y los pueblos de la Región. Ellos no comprenden la diferencia entre una influencia espiritual y un dominio impuesto. El primero surge en base a la amistad, la cooperación y los afectos y el segundo se define en el marco de la arrogancia, de la explotación y de la superioridad. Si hubiesen reducido un poco sus inversiones dedicadas actualmente a la creación de grupos terroristas y al derrocamiento de gobiernos en los países de la Región orientándolas hacia la generación del bienestar y para sembrar la amistad, seguro que hoy día no habría rastro de tales problemas. Los problemas de nuestra Región no tienen nada que ver con el esquema árabe y no árabe o el chiismo y sunismo. Es que ya se ha acabado la época de diseños políticos en base a la lengua, el color, la etnia y la religión y en un ambiente de coherencia geográfica los intereses y los riesgos comunes constituyen factores decisivos en las estrategias políticas.

7.     Está claro que Irán se encuentra en una de las regiones más críticas del mundo, rodeado por focos del terrorismo y el extremismo y por tanto tiene que estar preparado con el fin de garantizar la seguridad de su población. La potencia defensiva de la República Islámica de Irán, incluyendo las capacidades misilística, tiene solamente una dimensión defensiva y disuasoria y busca contribuir al establecimiento de la paz y la estabilidad en la Región así como impedir las aventuras de los insensatos. La gente de distintas ciudades nuestras fue víctima, durante la guerra impuesta de ocho años, de misiles de largo alcance del régimen de Saddam y nosotros no permitiremos la repetición de estas ambiciones catastróficas. La lógica de la estrategia de defensa de Irán se explica teniendo en cuenta dicho antecedente horroroso en el que las potencias regionales y mundiales apoyaron dicha invasión y el uso de miles de misiles e incluso de armas químicas contra Irán, dejando al país persa prácticamente sin defensa. Al mismo tiempo todo el mundo es testigo de que el gobierno de los Estados Unidos de América y las demás potencias mundiales por un lado exportan las armas más mortíferas valoradas en cientos de miles de millones de dólares a los países vecinos de Irán y al mismo tiempo imponen embargos armamentísticos contra este país. Esto ocurre mientras el presupuesto militar de Irán asciende a unos 10.000 millones de dólares, es decir una décima parte de lo que es el presupuesto militar de algunos países vecinos. El presupuesto de defensa de Irán en comparación con los 700.000 millones de dólares que asigna EE. UU. a su presupuesto militar es prácticamente nada. Los países integrantes del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico han asignado durante el año pasado la suma de 116 mil millones de dólares a sus presupuestos militares. En vista de las mencionadas realidades y mientras que los guiones de invadir militarmente Irán siguen estando sobre la mesa por parte de la administración norteamericana y de otros regímenes, es natural que Irán considere la preservación y el fortalecimiento de su potencia defensiva y de los instrumentos disuasorios legítimos como parte inseparable de la preservación de su integridad territorial, de su seguridad y de su independencia cuya materialización nunca serán negociada por Irán. Por otra parte la administración Trump no ha presentado ninguna lógica o base jurídica en su afán de reducir el programa misilístico de Irán ya que no existe ningún tratado internacional que obligue a Irán a reducir su potencia misilística, de hecho, aparte de Irán hay 31 países más que actualmente cuentan con misiles balísticos. Así mismo al contrario de las alegaciones de la administración norteamericana, la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU no obliga jurídicamente a Irán a detener sus actividades misilísticas. Dicha Resolución simplemente invita a Irán a evitar la realización de pruebas misilísticas con capacidades de portar armas nucleares. Tal como afirman el Grupo de Crisis Internacional y la Asociación de Control de Armas de los Estados Unidos de América, dicha resolución simplemente invita a un gesto y no constituye ninguna instrucción u obligación vinculante y por otra parte dicho apartado se refiere a los misiles con la capacidad de portar armas nucleares que no tiene nada que ver con las actividades convencionales misilísticas de Irán. Aquellos países que buscan un desarme misilístico de Irán en realidad intentan dejar al país persa sin defensa y vulnerable, cosa que jamás se materializará.

Distinguida audiencia;

En los últimos meses hemos sido testigos de importantes acontecimientos contra el terrorismo en Siria y en Irak. Hizbolá expulsó a los terroristas de Daesh y Al-Nusra de Líbano y devolvió la seguridad a las fronteras de Líbano y Siria. Hashd Al Shaabi y el ejército iraquí lograron acabar con los grupos terroristas dispersos y festejaron el fin de la lucha contra Daesh. No se puede olvidar que Irán fue un factor decisivo en los acontecimientos de la Región tanto en la dimensión militar en la lucha contra el terrorismo como en la fase política mediante contribuir al establecimiento de la paz en las negociaciones de Astaná. En la época posterior a Daesh, dado la presencia de miles de terroristas  y de opositores armados, sólo se va a cambiar la forma de la lucha. Hoy, la reconstrucción de Irak y Siria es uno de las principales cuestiones que la comunidad internacional debe abordar. El comienzo de la reconstrucción tendrá un gran impacto en la estabilidad política de toda la región y en la derrota completa de la radicalización, y debe perseguirse con el objetivo de ayudar a la gente y consolidar la paz, en lugar de perseguir metas grupales y políticas.

La continuación de la ocupación de Palestina sigue siendo la causa más importante de socavación de la estabilidad y la seguridad de Oriente Medio y el problema más grave con el que la región y el mundo están lidiando. Todos los asuntos de la región se ven afectados, directa o indirectamente, por la brutalidad que han sufrido los palestinos en los últimos 70 años. La catastrófica decisión del Sr. Trump en reconocer la ciudad santa de Al Quds como la capital del régimen de Israel y trasladar la embajada de su país desde Tel Aviv a dicha ciudad, constituye otro duro golpe a las leyes internacionales, a los tratados de la ONU, una declaración de hostilidades hacia los musulmanes y gobiernos islámicos y una oportunidad para el extremismo y al mismo tiempo es una puñalada al proceso de paz entre palestinos y árabes con Israel; unas negociaciones que administraba el propio gobierno de EE UU durante muchos años y conocía sus detalles en las últimas décadas. Esta decisión que se ha encontrado con la oposición de 14 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y de todos los países del mundo demostró que no hay que fiarse de la democracia y la paz promovida por EE UU.  La comunidad internacional ha mostrado su propia independencia y autoridad contra la hegemonía estadounidense en varios asuntos como el Acuerdo de París, el acuerdo nuclear con Irán y la oposición al traslado de embajadas a Jerusalén.  

La historia de Irán, la cultura y el espíritu de tolerancia y del país chií se opone a la violencia y el extremismo religioso, la opresión y la dominación. Irán no ha agredido a ningún país durante los últimos 300 años, mientras que ha sido invadido por sus vecinos y potencias. Las potencialidades y capacidades de Irán siempre han servido a la paz y la estabilidad de la región. Sin el permiso de gobiernos centrales, Irán no ha estado presente en ningún país y siempre ha utilizado su influencia en los países en el pro de la reconciliación nacional y la consolidación de la paz. La influencia de Irán en el Líbano siempre ha estado al servicio de la estabilidad política y el desarrollo integral de ese país. Las asesorías y ayudas logísticas de Irán a Siria e Irak se han realizado a petición de sus gobiernos centrales, y únicamente para destruir la maquinaria terrorista de Daesh. Usamos nuestro poder en Afganistán para derrocar a los talibanes, luego para reconciliar al pueblo afgano y fortalecer al gobierno central. Usamos nuestra influencia en Bahréin para alentar a las personas a buscar demandas legales por medios políticos y para evitar la violencia. Los misiles de Irán no se han utilizado en ninguna parte, a excepción de la actuación contra las bases de terroristas de Daesh en Siria. Irán nunca ha considerado las actitudes tribales, raciales, étnicas y religiosas en su comportamiento de política exterior, y ve igualmente a chiitas, sunitas, musulmanes y cristianos. Ahora bien, ¿Los países que acusan a Irán de interferir en los países de la región pueden realizar un similar ejercicio de transparencia sobre sus acciones en Siria, Irak, Líbano, Bahréin, Afganistán y Yemen tal como lo ha hecho Irán?

El mes pasado, las protestas civiles en varias ciudades iraníes, mayoritariamente en busca de una mejoras económicas, salieron del control durante unas horas a causa de la orientación y el abuso de esta situación por parte de servicios de inteligencia de unos países, pero millones de iraníes en todo el país salieron a las calles en apoyo al sistema político y al gobierno. Ellos mismos, pidieron impedir la violencia y la seguridad volvió rápidamente a las ciudades. Irán considera que su poderío y seguridad se debe al apoyo y la presencia de su gente. En el país se reconoce el derecho a protestas democráticas y a expresar demandas políticas, civiles y sindicales en la arco de la Ley siendo este tipo de protestas algo rutinario y apoyado por la Constitución del país. Las autoridades del país consideran estas reuniones como un preludio de la madurez política, de enterarse de las demandas populares directamente y de encontrar soluciones. Irán, que es un actor clave tanto en el campo de batalla contra los terroristas de takfiríes de Daesh como en la escena política en el orden regional durante la época posterior a Daesh, no se debilita por unas rutinarias sacudidas que son ordinarias en sociedad madura y democrática. El deleite infantil de líderes decepcionados de varios regímenes autoritarios y protectores de terroristas por estos asuntos cotidianos de Irán no puede ser calificado de otra cosa que una miopía política.  

A lo largo de su historia, Irán ha sido un bastión de tolerancia a favor de las diversas religiones y etnias. Somos el mismo pueblo que rescató a los judíos de la servidumbre babilónica; los que abrimos nuestros brazos para acoger a los cristianos armenios, creando un "continente cultural iraní" con una singular variedad de etnias y religiones. Somos el mismo Irán que ha ayudado históricamente a los oprimidos; siglos atrás apoyamos los derechos del pueblo judío y hoy defendemos la restauración de los derechos del pueblo palestino. Irán sigue siendo el mismo país que busca la justicia y la tranquilidad.

      Hoy en día, nosotros estamos en la primera línea de combate contra el terrorismo y el extremismo religioso en Oriente Medio; y no por razones sectarias o étnicas, sino desde un enfoque humanista, moral y estratégico. Irán no busca restaurar su histórico imperio, ni imponer a otros su religión oficial, ni tampoco exportar su revolución a punta de lanza. Para promover nuestra cultura, civilización, religión y revolución, entramos en los corazones y dialogamos con la razón de las personas.

 Gracias

Teherán- MFA | Visa electrónica | Horario | Mapa | Galeria