Confrencia en la Universidad Complutense 19 feb. 2018

En el nombre de Dios

Conferencia del Excmo. Sr. Mohammad Hassan Fadaifard, honorable Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Islámica de Irán ante el Reino de España en la Universidad Complutense de Madrid, 19 de febrero de 2018

 

Distinguida audiencia,                                                                                                                                             

 Señoras y señores;

Antes que nada, me gustaría agradecer a los organizadores de esta conferencia, especialmente al profesor Abu-Warda, por volver a invitarme. Para mí es un honor estar presente en la reunión de profesores, estudiantes y académicos, y espero que el intercambio de puntos de vista de hoy nos permita comprender mejor el impacto de la Revolución Islámica en los acontecimientos en Oriente Medio.

El 11 de febrero, millones de iraníes celebraron el trigésimo noveno aniversario de la Revolución Islámica, como todos los años en todas las ciudades y pueblos del país. Estas marchas constituyen un nuevo voto de confianza de la nación iraní al sistema político surgido tras la revolución. La revolución que tuvo lugar en febrero de 1979 con la llegada del ayatolá Jomeini a Teherán desde el exilio de Neauphle-le-Château en las afueras de París. En esta reunión, pretendo describir primero las razones de las hostilidades contra la República Islámica de Irán desde el momento de la victoria de la revolución y después explicar las posturas de la política exterior de Irán. Al final, responderé las preguntas.

Señoras y señores;

Ayatolá Jomeini, el fundador de la República Islámica, fue exiliado en noviembre de 1964 debido a sus protestas a la expansión de la presencia de asesores y militares estadounidenses en Irán y sus especiales privilegios diplomáticos, y durante 15 años dirigió la revolución desde lejos, confiando en la gente, mediante declaraciones y archivos de audio sin contar con fuerza militar alguna, capital financiero o apoyo extranjero.

Desde la intervención directa de los Estados Unidos en los asuntos internos de Irán, tales como el golpe de Estado del 18 de agosto de 1953 - que condujo a la caída del gobierno del Dr. Mohammad Mossadegh y el regreso del Shah a Irán - hasta febrero de 1979, Irán se había convertido en uno de los principales pilares de la política exterior de Estados Unidos de América en el Golfo Pérsico, el Mar de Omán y parte de El Océano Índico y desempeñaba el papel de gendarme al servicio de los intereses ilegítimos de los Estados Unidos de América. El Arsenal de Irán para defender los intereses de los Estados Unidos estaba lleno de sofisticados armamento occidentales a expensas del pueblo iraní y 40 mil asesores estadounidenses se encontraban en Irán quienes decidían sobre los asuntos políticos, económicos y militares del país. De hecho, estaba previsto que para el año 1981 esa cifra se ascendiera a 60 mil asesores. Esto ocurría mientras que la nación iraní se oponía al saqueo de los recursos del país por parte de EEUU y consideraba estas intervenciones en sus asuntos internos como una humillación, frente a las cuales se levantó.

Con la victoria de la Revolución Islámica, se puso fin al dominio de las potencias extranjeras sobre los pilares políticos, económicos y de seguridad de Irán, instaurado bajo el pretexto del desarrollo y la reconstrucción del país pero con el objetivo de controlar sus recursos, y el pueblo asumió las tareas del país. Por un lado, Irán se liberó de la dominación de las potencias extranjeras y, por otro lado, manteniendo la independencia en política exterior, tomó el camino de un actor independiente en la región de manera que Irán se convirtió en el foco inspirador de los principales acontecimientos en las ecuaciones regionales e internacionales, hecho que se encontró con el enfado y la política de confrontación, presión y contención de las potencias. Por supuesto, Irán quería establecer nuevas relaciones con los Estados Unidos de América sobre la base de los principios de igualdad, respeto mutuo y no injerencia en los asuntos internos de cada uno, lo que llevó a reiteradas respuestas hostiles por parte de los Estados Unidos.

Algunas de las repercusiones de la Revolución Islámica en las ecuaciones regionales e internacionales son las siguientes:

A.    Un impacto serio en las teorías políticas a través de la presentación de un modelo de democracia religiosa como una nueva opción ante los sistemas socialista,  democracia liberal y los regímenes autocráticos de Oriente Medio.

B.    Influir en las cuestiones estratégicas del mundo, incluido el fortalecimiento del espíritu de lucha y resistencia de las naciones, especialmente contra los excesos de las grandes potencias.

C.     Presentar el Islam puro y moderado como una escuela perfeccionista y de civilización contra la interpretación extremista y takfirí de los salafistas del Islam.

D.    Transformar a Irán en una potencia emergente y el teórico del nuevo orden regional.

 

Mientras que la revolución del pueblo iraní no era una amenaza contra los países vecinos e incluso las relaciones amistosas y fraternales con los vecinos constituían el pilar de la política exterior del sistema revolucionario iraní y sus líderes, algunos países de la región consideraron la democracia religiosa en Irán y las doctrinas antiautoritarias de la revolución como una amenaza contra su soberanía y estructuras antidemocráticas, y no se renunciaron a ningún intento para derrocar al naciente árbol de la revolución. Las posiciones de la República Islámica de Irán en apoyo al oprimido pueblo palestino y su oposición a la ocupación hicieron que las amenazas contra Irán fueran más extendidas y amplias.

Desde entonces, la República Islámica dejó de ser el gendarme de la región; abandonó la función del guardián de los intereses de los poderes, y se convirtió en el teórico del nuevo orden regional. La política exterior de Irán expresó en voz alta que no aceptará las reglas crueles que rigen las relaciones internacionales, el dominio de las potencias sobre la toma de decisiones internacionales, la intervención de potencias en los asuntos de estados independientes y la definición de estructuras, sistemas y regímenes basados en los intereses de las potencias y en contra de los intereses de las naciones independientes. Los desafiantes lemas de la revolución se encontraron con la resistencia de las potencias imperialistas y de sus aliados regionales. Los opositores de la República Islámica fueron un triángulo de sediciosos y terroristas (EE UU, los sionistas y los dictadores) que perdieron su dominio regional e intereses ilegítimos en Irán, o los que consideraban las enseñanzas libertarias e independientes de la revolución islámica, contradictorias a los principios de sus gobiernos autoritarios.

-         El triángulo de la sedición afirma que los pensamientos extremistas han llegado a Oriente Medio desde el triunfo de la Revolución Islámica, mientras que el pensamiento político y la jurisprudencia del Chiismo se opone a cualquier tipo de violencia y extremismo, y es ahora que se sabe cuáles países son el foco de los pensamientos takfiríes y salafistas.

-         El triángulo de la sedición calificó la Revolución Islámica de la fuente del surgimiento del terrorismo en la región, mientras que la República Islámica es la primera víctima del terrorismo en la región, y en las últimas cuatro décadas ha luchado contra los terroristas, tanto dentro del propio país, como en Afganistán, Irak y Siria. Hoy todos saben qué países crean los terroristas, los apoyan y les suministran ayudas financieras, armamentísticas e ideológicas;

-         El triángulo de la sedición acusó a Irán de intentar dominar la región del Oriente Medio y de exportar la Revolución Islámica, mientras que en primer lugar las ideas políticas de la Revolución Islámica no constituyen un bien exportable e impuesto, e Irán nunca ha aspirado exportar su revolución sobre tanques y en segundo lugar, Irán no busca ni dominar la región ni eliminar a otros en la región, y siempre ha enfatizado en la amistad y la cooperación de todos en el pro de los intereses, la seguridad y la prosperidad de todos. En tercer lugar, Irán ha declarado orgullosamente que goza de una fuerte y amplia influencia entre los países y pueblos de la región, y esto ha sido el resultado de elecciones adecuadas y el trato amistoso y fraternal a lo largo de su historia, pero aprovechará esta influencia política y cultural sólo en el pro de la prosperidad, seguridad y bienestar de todos, y nunca busca la hegemonía ni tampoco interferir en los asuntos internos de los demás.

-         El triángulo de la sedición presenta la Revolución Islámica como promotora del sectarismo y de las diferencias entre chiitas y suníes. Esto ocurre mientras que a lo largo de la historia no sólo los musulmanes chiitas y suníes, sino también diferentes grupos étnicos y religiones han vivido juntos y en fraternidad en Irán. Todos los amigos de la República  Islámica en el mundo islámico, especialmente los palestinos, son suníes y la República Islámica ha acudido a la ayuda de sus hermanas y hermanos suníes en Afganistán, Irak y Siria para defenderlos ante los terroristas takfiríes. La historia demuestra que Irán nunca ha tenido visiones étnicas, raciales, religiosas o tribales en sus tendencias políticas, mientras que algunos wahabíes consideran a los chiitas como apóstatas, y algunos clérigos wahabíes abiertamente han autorizado el asesinato de chiitas, judíos y cristianos.

-         Sobre las acusaciones del triángulo de la sedición a Irán, en lo que se refiere a “políticas hegemónicas y guerreristas en la región”, debemos saber que:

1.      En los últimos 70 años Israel ha estado invadiendo a sus vecinos, matando al indefenso pueblo palestino y generando la inestabilidad en Oriente Medio.

2.     La guerra impuesta de ocho años contra Irán fue lanzada por Saddam Hussein con el apoyo de los Estados Unidos de América y los retrógrados de la región.

3.     La guerra en Libia fue llevada a cabo por la OTAN en colaboración con algunos países árabes de la región,

4.     La guerra en Yemen se lleva a cabo por Arabia Saudí, apoyada por los Estados Unidos de América,

5.     La guerra en Siria fue lanzada por los Estados Unidos de América y sus aliados regionales quienes enviaron decenas de miles de terroristas de todo el mundo a Siria para derrocar al gobierno constitucional de ese país,

6.    Las guerras contra Afganistán e Irak fueron lanzadas por los Estados Unidos de América.

 

Por lo tanto, los hechos indican que la inestabilidad en Oriente Medio - que ha afectado las condiciones geopolíticas en la región - proviene de la política hegemónica y bélica de los Estados Unidos, Israel y sus aliados y no la de Irán.

-         El triángulo de la sedición siempre habla de la democracia y los derechos humanos, pero:

1.      Los estadounidenses nunca han buscado defender la democracia y los derechos humanos, de hecho, las mejores relaciones estratégicas de Estados Unidos se han registrado con los dictadores, los retrógrados y los violadores de derechos humanos de la región, es decir la democracia y los derechos humanos han sido objetos de uso instrumental por EE UU.

2.     Los Estados Unidos de América no soporta a los estados soberanos en Oriente Medio y necesita países que le entreguen el mercado, la política y los recursos. Un país que con compras de cientos de miles de millones de dólares acude al apoyo a las gigantes petroleras y armamentísticas de EE UU puede salir de la lista de países apoyadores de terroristas y se ignora su historia negra en materia de los derechos humanos y la democracia, pero Irán ha demostrado que al basarse en el derecho internacional y sus derechos soberanos no se deja chantajear por ningún país incluso EE UU.

Con 80 millones de habitantes, Irán es, hoy día, un país poderoso en todas las áreas de la ciencia y la tecnología y un actor regional influyente. Durante este tiempo Irán se ha enfrentado con situaciones difíciles y peligrosas como el surgimiento de grupos terroristas, los enfrentamientos armados internos, el golpe militar, el bloqueo de sus bienes en el exterior, las sanciones económicas en toda regla, el secuestro de sus ciudadanos y empresarios, la financiación de actividades separatistas militares contra el país , la guerra de ocho años de régimen de Saddam contra Irán y las ayudas de decenas de miles de millones de dólares que recibió éste, el derribo de un avión de pasajeros, el ataque a sus plataformas de petróleo, el asesinato de sus científicos nucleares, el espionaje, y el sabotaje en las plantas industriales y nucleares, la promoción de  conflictos internos en busca de dañar la unidad nacional, los ataques políticos y mediáticos cotidianos contra la estructura del sistema, su Constitución, sus autoridades, su poder judicial, sus fuerzas armadas, su amigos internacionales y su influencia entre los países de la región e incluso calificar de terrorista a la nación iraní, pero el país ha dejado atrás todos estos obstáculos; es un estado soberano y estable; y ha desarrollado su alianza estratégica a todas las partes del mundo, de manera que los amigos de Irán están dispersos por todo el mundo.

Aprovechando esta oportunidad, les voy a explicar la posición de mi país en relación con algunos asuntos regionales e internacionales:

1.      El Plan Integral de Acción Conjunta – es decir, el acuerdo nuclear - fue alcanzado en base al principio de ganar-ganar así como la cooperación constructiva entre Irán y el mundo, como el resultado de más de doce años de diálogos y de diferencia de opiniones, así mismo de dos años de negociaciones intensas que posteriormente fue avalado por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas y la comunidad internacional, formando parte de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad. El acuerdo nuclear es un documento del Consejo de Seguridad y pertenece a la totalidad de la comunidad internacional. El acuerdo nuclear es la creación de una nueva interacción en las nuevas relaciones mundiales en base al multilateralismo y la interacción constructiva. La Agencia Internacional para la Energía Atómica que es, según el acuerdo nuclear, la entidad competente internacional para la evaluación de las actividades nucleares de Irán, hasta la fecha ha confirmado oficialmente en nueve ocasiones el cumplimiento de dicho acuerdo por parte de Irán. El acuerdo nuclear jamás puede ser renegociado, cambiado o modificado. Irán seguirá cumpliendo con sus compromisos siempre y cuando siga disfrutando de las ventajas previstas en dicho acuerdo.

2.     La crisis en Siria se encuentra en su sexto año. Las infraestructuras de Siria han sido destruidas; cientos de miles de personas han sido asesinadas; millones de personas han tenido que abandonar sus hogares; y la radio de la inestabilidad generada por esta crisis ha alcanzado todas partes del mundo, pero la corriente extremista de Daesh, Al-Nusra y decena de grupos terroristas que desviándose de las instrucciones del Islam han presentado una versión totalmente falsa de esta religión al mundo, se ha debilitado fuertemente y ha llegado a su fin. Las ciudades sirias han sido liberadas de la ocupación de los terroristas y la bandera del califato de Daesh se ha bajado en estos territorios. Es el pueblo de Siria quien decide sobre la estructura política de su país y no Washington o los demás. Toda la inversión de algunos gobiernos basada en la creación de una artificial primavera árabe en Siria y la realización de cambios políticos impuestos a ese país con el fin de establecer un régimen títere que llegó hasta las extremidades del fortalecimiento del terrorismo e incluso la división de Siria así como el suministro del personal, armas y dinero a Daesh, ayudando a ese grupo terrorista en distintos frentes, cuando estaba rodeado, mediante el envío de municiones y que finalmente sacaron a los comandantes de los terroristas de aquellas situaciones, se ha quedado en nada y la realidad ha ido más allá de las ilusiones de Washington, Tel Aviv y los demás apoyadores de los terroristas.

3.     Irak es un amigo país musulmán y un buen vecino para Irán. Compartimos con este país intereses y riesgos comunes. Los lazos culturales e históricos entre nuestros pueblos son muy profundos y fuertes. Por otra parte, Irak es un país influyente en los acontecimientos de la Región y ha sido escenario de cabalgatas de terroristas takfiríes, teniendo una frontera común de 1600 kilómetros con Irán. El conjunto de estas consideraciones ha hecho que la República Islámica de Irán mantenga excelentes y sólidas relaciones con Irak. En base a esto, desde el inicio de la crisis takfirí de Daesh en Irak, la República Islámica de Irán atendiendo la solicitud del gobierno iraquí para prestar asesorías a ese país, le ayudó en la liberación de zonas estratégicas como la ciudad de Mosul. Asimismo el país persa con apoyos decisivos militares impidió la materialización de la amenaza que buscaba la división de Irak e incentivó a todas las corrientes y los grupos para el fortalecimiento del gobierno central de Irak. En la liberación total de Irak de garras de los terroristas han sido decisivos asuntos como la voluntad del gobierno iraquí para ejercer su poderío y preservar su integridad territorial, la solidaridad de los grupos políticos, la unión entre chiitas y suníes, el papel desempeñado por altos clérigos chiíes en la movilización de los chiitas para la liberación de zonas suníes ocupadas por los terroristas y la inteligencia de los gobernantes iraquíes en distinguir los amigos verdaderos de otros factores cínicos que sólo decían ser sus amigos.

4.     Pasados unos 3 años de la acción militar contra Yemen y el bloqueo por tierra, aire y mar de este país y tras la muerte de miles de ciudadanos inocentes de aquel país y la destrucción amplia de sus infraestructuras y mientras que distintas ciudades de este país siguen siendo objetos de fuertes bombardeos de los invasores, son las fuerzas del ejército y del frente popular que tienen la última palabra en el campo de la batalla. Autoridades de la Organización de Naciones Unidas han vuelto a unir voces con la comunidad internacional y han pedido a los países invasores poner fin a la aterradora guerra en Yemen. Asuntos como el fuerte bombardeo de zonas residenciales, la continuidad del bloqueo o el cierre de las vías, no permitiendo la llegada de ayudas humanitarias a este país, demuestran la desesperación de los integrantes de la Coalición. La época del dominio de otros países sobre Yemen ha pasado a la historia. El conflicto de Yemen no se trata de una guerra entre chiitas y suníes o una guerra sectaria. La República Islámica de Irán no interviene para nada en Yemen y condena la intervención de cualquier otro país en esta situación. En Yemen, Irán tiene influencia, más no presencia. Nuestra influencia se debe a nuestras posiciones justas y lógicas durante los últimos años y el odio de los yemeníes a los demás responde, a su vez, a sus políticas y acciones en las últimas décadas. Seguimos insistiendo en el diálogo como una salida para el problema de Yemen. Dicho diálogo requiere del cese de las invasiones aéreas, el inicio del envío de ayudas humanitarias a los necesitados, la puesta en marcha de diálogos entre grupos yemeníes en un país imparcial bajo la supervisión internacional y la adopción de medidas para la formación de un gobierno de reconciliación nacional. El cierre de las fronteras de Yemen no conducirá sino a generar más dificultades y sufrimiento para el pueblo oprimido de Yemen, una situación que ha puesto a siete millones de personas en riesgo de la hambruna; ha dejado a miles de niños con enfermedades como cólera  y no ha tenido ningún otro efecto.

5.     Hizbolá es la parte inseparable de la sociedad, del gobierno y del parlamento del Líbano. Hizbolá está tejido en la estructura del Líbano y tiene una posición apreciada tanto en la región como en el mundo árabe. Hizbolá desempeñó un papel principal en la lucha contra la ocupación del Líbano por parte de Israel, contra la presencia de Daesh y del Frente Al-Nusra en Líbano y en sus fronteras y es un actor que garantiza la estabilidad y la seguridad en Líbano. Hizbolá es una entidad legal, legítima, responsable y respetada por el pueblo libanés que actúa en base a las decisiones del gobierno y del parlamento del Líbano. Las gestiones de Hizbolá en Líbano y en la región merecen ser reconocidas y apoyadas. El hecho de que aquellos que crearon a Daesh y a otros terroristas que siguen apoyando, ahora quieran denominar al Hizbolá como terrorista no va a afectar para nada en la identidad y la popularidad del Hizbolá. Hizbolá es la fuerza de resistencia contra el terrorismo, la rebelión y la ocupación. Agredir a Hizbolá es el guión de los enemigos de la estabilidad del Líbano y de la región. El aislamiento del Hizbolá es un objetivo de baja visión y constituye una aventura de algunos países de la región en Líbano. Esperamos que Europa no se caiga en la trampa del aventurismo y de decisiones precipitadas que puedan desestabilizar Líbano.

6.    Nunca hemos desconocido tanto el papel como la posición importante regional de países sureños del Golfo Pérsico y nunca hemos sufrido ilusiones de eliminarlos en los acontecimientos regionales. Siempre hemos creído que sin la cooperación y la voluntad política de ellos el terrorismo no se acabará y la región no encontrará la paz. Todos los gobernantes se enfrentan a importantes elecciones políticas que son decisivos para el futuro de los países y sus pueblos. Algunos se han encontrado con las consecuencias de elecciones catastróficas suyas que han generado distancias profundas entre ellos y los pueblos de la región. Ellos no comprenden la diferencia entre una influencia espiritual y un dominio impuesto. El primero surge en base a la amistad, la cooperación y los afectos y el segundo se define en el marco de la arrogancia, de la explotación y de la superioridad. Si se hubiese reducido un poco las inversiones dedicadas a la creación de grupos terroristas y al derrocamiento de gobiernos en los países de la región, orientándolas hacia la generación del bienestar y para sembrar la amistad, seguro que hoy día no habría rastro de tales problemas. Los problemas de nuestra Región no tienen nada que ver con el esquema árabe y no árabe o el chiismo y sunismo. Es que ya se ha acabado la época de diseños políticos en base a la lengua, el color, la etnia y la religión y en un ambiente de coherencia geográfica los intereses y los riesgos comunes constituyen factores decisivos en las estrategias políticas.

7.     Está claro que Irán se encuentra en la región más crítica del mundo, rodeado por focos del terrorismo y el extremismo y por tanto tiene que estar preparado con el fin de garantizar la seguridad de su población. La potencia defensiva de la República Islámica de Irán, incluyendo las capacidades misilística, tiene solamente una dimensión defensiva y disuasoria y busca contribuir al establecimiento de la paz y la estabilidad en la región así como impedir las aventuras de los insensatos. La gente de distintas ciudades nuestras fue víctima, durante la guerra impuesta de ocho años, de misiles de largo alcance del régimen de Saddam y nosotros no permitiremos la repetición de estas ambiciones catastróficas. La lógica de la estrategia de defensa de Irán se explica teniendo en cuenta dicho antecedente horroroso en el que las potencias regionales y mundiales apoyaron dicha invasión y el uso de miles de misiles e incluso de armas químicas contra Irán, dejando al país persa prácticamente sin defensa. Al mismo tiempo todo el mundo es testigo de que el gobierno de los Estados Unidos de América y las demás potencias mundiales por un lado exportan las armas más mortíferas valoradas en cientos de miles de millones de dólares a los países vecinos de Irán y al mismo tiempo imponen embargos armamentísticos contra este país. Esto ocurre mientras el presupuesto militar de Irán asciende a unos 10.000 millones de dólares, es decir una décima parte de lo que es el presupuesto militar de algunos países vecinos. En vista de las mencionadas realidades y mientras que los guiones de invadir militarmente Irán siguen estando sobre la mesa por parte de la administración norteamericana y de otros regímenes, es natural que Irán considere el mantenimiento y el fortalecimiento de su potencia defensiva y de los instrumentos disuasorios legítimos como parte inseparable de la preservación de su integridad territorial, de su seguridad y de su independencia cuya materialización nunca serán negociada por Irán. Además, no existe ningún tratado internacional que obligue a Irán a reducir su potencia misilística. Aquellos países que buscan un desarme misilístico de Irán en realidad intentan dejar al país persa sin defensa y vulnerable, cosa que jamás se materializará.

Distinguida audiencia;

En los últimos meses hemos sido testigos de importantes acontecimientos contra el terrorismo en Siria y en Irak. Hizbolá expulsó a los terroristas de Daesh y Al-Nusra de Líbano y devolvió la seguridad a las fronteras de Líbano y Siria. Siria y sus aliados consiguieron recuperar el 70% de los territorios ocupados por Daesh. El ejército iraquí y las fuerzas populares lograron acabar con los grupos terroristas dispersos y festejaron el fin de la lucha contra Daesh. No se puede olvidar que Irán fue un factor decisivo en los acontecimientos de la Región tanto en la dimensión militar en la lucha contra el terrorismo como en la fase política mediante contribuir al establecimiento de la paz en las negociaciones de Astaná. En la época posterior a Daesh, dado la presencia de miles de terroristas  y de opositores armados, sólo se va a cambiar la forma de la lucha.

La continuación de la ocupación de Palestina sigue siendo la causa más importante de socavación de la estabilidad y la seguridad de Oriente Medio y el problema más grave con el que la región y el mundo están lidiando. Todos los asuntos de la región se ven afectados, directa o indirectamente, por la brutalidad a la que han sido objetos los palestinos en los últimos 70 años. La catastrófica decisión del Sr. Trump en reconocer la ciudad santa de Al Quds como la capital del régimen de Israel y trasladar la embajada de su país desde Tel Aviv a dicha ciudad, constituye otro duro golpe a las leyes internacionales y a los tratados de la ONU, una declaración de hostilidades hacia los musulmanes y gobiernos islámicos y una oportunidad para el extremismo. Esta decisión que se ha encontrado con la oposición de 14 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y de la gran mayoría de los países del mundo demostró que no hay que fiarse de la democracia y la paz promovidas por EE UU.

La historia de Irán, la cultura y el espíritu de tolerancia del país así como la escuela chií se oponen a la violencia y el extremismo religioso, la opresión y la dominación. Irán no ha agredido a ningún país durante los últimos 300 años, mientras que ha sido invadido por sus vecinos y potencias. Sin el permiso de gobiernos centrales, Irán no ha estado presente en ningún país y siempre ha utilizado su influencia en los países en el pro de la reconciliación nacional y la consolidación de la paz. La influencia de Irán en el Líbano siempre ha estado al servicio de la estabilidad política y el desarrollo integral de ese país. Las asesorías y ayudas logísticas de Irán a Siria e Irak se han realizado a petición de sus gobiernos centrales, y únicamente para destruir la maquinaria terrorista de Daesh. Utilizamos nuestras potencialidades para impedir la ocupación de la ciudad de Erbil por parte de Daesh y en la reciente crisis entre Erbil y Bagdad aprovechamos nuestra influencia para evitar enfrentamientos sangrientos. Usamos nuestro poder en Afganistán para derrocar a los talibanes, luego para reconciliar al pueblo afgano y fortalecer al gobierno central. Usamos nuestra influencia en Bahréin para alentar a las personas a buscar demandas legales por medios políticos y para evitar la violencia. Irán nunca ha considerado las actitudes tribales, raciales, étnicas y religiosas en su comportamiento de política exterior, y ve igualmente a chiitas, suníes, musulmanes y cristianos. Ahora bien, ¿Los países que acusan a Irán de interferir en los países de la región pueden presentar su balance de actuaciones en Siria, Irak, Líbano, Bahréin, Afganistán y Yemen tal como lo ha hecho Irán?

A lo largo de su historia, Irán ha sido un bastión de tolerancia a favor de las diversas religiones y etnias. Somos el mismo Irán que ha ayudado históricamente a los oprimidos; siglos atrás apoyamos los derechos del pueblo judío y cristiano y hoy defendemos la restauración de los derechos del pueblo palestino. Irán sigue siendo el mismo país que busca la justicia y la tranquilidad.

Nuestro enfoque es promover la paz y velar por los derechos de las naciones. No aceptamos la opresión y defendemos a los oprimidos. No amenazamos a los demás y no aceptamos amenazas de nadie. Nuestro lenguaje es el lenguaje de la dignidad y no toleramos el lenguaje de la amenaza. Creemos en el diálogo y negociaciones, pero desde una posición igualitaria y sobre la base del respeto mutuo y el enfoque de ganar-ganar.

    Hoy en día, nosotros estamos en la primera línea de combate contra el terrorismo y el extremismo religioso en Oriente Medio; y no por razones sectarias o étnicas, sino desde un enfoque humanista, moral y estratégico. Irán no busca restaurar su histórico imperio, ni imponer a otros su religión oficial, ni tampoco exportar su revolución a punta de lanza. Para promover nuestra cultura, civilización, religión y revolución, entramos en los corazones y dialogamos con la razón de las personas.

 

 

Teherán- MFA | Visa electrónica | Horario | Mapa | Galeria